CONCEPTO SITUACIÓN ECONÓMICA DE LA REGIÓN AÑO 2015


WhatsApp-Image-20160602Si en el año 2014, con solo algunos controles, en la Frontera de la República Bolivariana de Venezuela, producía efectos adversos a nuestra economía local, qué decir del año 2015, cuando el paso fronterizo fue totalmente cerrado por el Presidente Nicolás Maduro. Por una tradición ancestral la Provincia de Ocaña, parte de su economía depende del contrabando de productos y combustible del país de Venezuela y a pesar de que es un comercio ilegal, esa actividad con su dinero y el subempleo que generaba, movía a nuestro comercio y empresas formales. A diferencias de otras ciudades, la economía nuestra tiene su epicentro en la en la actividad del comercio y no en la actividad de la producción; la ciudad de Ocaña del total de matrículas mercantil, maneja aproximadamente un 85% y de ese ochenta y cinco por ciento, un gran porcentaje recae en la actividad económica del comercio y en menor escala, se encuentra la actividad de servicios, la actividad agrícola y la actividad de producción. Por ello nuestra economía no mantiene un equilibrio sostenible si no que permanentemente es susceptible de cambios producto de la oferta y demanda y de factores como el precio del dólar, el cierre de fronteras con Venezuela, la inestabilidad de orden público de la región, la falta de control por las autoridades competentes, la movilidad e invasión del espacio público, entre otros factores que afectan en forma directa y en forma indirecta, nuestro principal renglón económico.

El año 2015, fue un año duro para el comercio en general, el dinero efectivo que circulaba por actividades del contrabando de productos y de combustible y que paradójicamente mueven la economía formal, se disminuyó en más de un 90% y ello que empujó a que se desacelerara el movimiento económico local y la mayoría de personas dedicadas a esa actividad ilícita, tomará el camino del subempleo informal (moto taxismo-ventas ambulantes callejeras), agravando la poca estabilidad que se le brinda a la formalidad y a la generación de empleo digno. Consideramos que sin la ayuda del Gobierno Nacional, es casi que imposible poder solucionar las afectaciones que presenta el ejercicio del comercio y producción formal, empujando entonces el crecimiento de la brecha de las desigualdades sociales y quebrantando la voluntad y dinámica de las personas que año a año mantienen la formalidad y generan empleo y bienestar para la región.

Es necesario manifestar que pese a la desalentadora visión que económicamente produjo el año 2015, el movimiento estadístico en el Registro Mercantil, presentó una tendencia al alza, pues se pasó de matricularse en el año 2014, 2698 establecimientos de comercio a matricularse en el año 2015, 2979; cifra esta que es contradictoria con la situación del año 2015 y que una vez más refleja lo incierto del movimiento económico y comercial que se maneja en nuestro mercado local.

Enero del año 2016