Concepto Situación Económica de la Región año 2014


Se pensaba que la situación económica y social de la República Bolivariana de Venezuela, produciría efectos adversos a nuestra economía, pero en forma colateral y nos equivocamos; 1los efectos negativos han sido directos y paradójicos, pues gran parte del dinero circulante de nuestro mercado local era producto de negociaciones con Venezuela, contrabando y exportaciones.

El gobierno venezolano incumplió con los pagos a los
exportadores (especialmente de ganado en pié) y peor aún, ese dinero se perdió, llevando a la quiebra a varios empresarios de la región. Al imponer severos controles en la frontera, el contrabando de combustible, alimentos, insumos y droga humana, entre otros; dejó de llegar en forma masiva y a precios bajos; negociaciones que se hacían en dinero efectivo moviendo entonces, otros renglones del mercado interno, vitalizando el intercambio financiero. Por ello decíamos que es una situación paradójica pues de una actividad ilegal (contrabando) estaba fortaleciendo el movimiento diario de nuestra economía local y formal.

En sustitución de los productos dejados de llegar de la República de Venezuela, se están comercializando productos de origen nacional de mayor valor (y pagando tributos fiscales) al empresario y por ende al consumidor, produciéndose una desaceleración en la compraventa y desmejorando notablemente el ingreso de los comerciantes. No dudamos en afirmar que el año 2014, fue un año duro en nuestra economía local.

Si en el año 2013 nos quejamos de que la gran mayoría de productos de origen venezolano, entraban al país de contrabando y ponían en desventaja a micros y pequeños comerciantes, de actividades formales en el manejo de producción nacional, no dimensionamos la cantidad del producto venezolano en nuestra tierra y la cantidad de dinero que movía estas mercancías ilícitas. Sigue siendo la movilidad y la seguridad, pilares negativos que inciden en el desarrollo de la ciudad y particularmente en el de nuestros empresarios y comerciantes formales; si consideramos que la actividad económica de Ocaña, se fundamenta en el comercio y el servicio, son ellos los sectores más vulnerables a los efectos negativos de la movilidad y seguridad que se evidencian en el día a día de la comunidad; se convirtió el sector comercial y especialmente el sector del mercado público, casi que imposible de transitar por la cantidad de motos, carretas, camiones, buses, personas entre otras, que sin ningún control o mejor dicho con unos controles deficientes hacen impensable que muchos clientes potenciales visiten el mercado a realizar sus transacciones comerciales, si a ello le unimos la inseguridad producto del insuficiente control policivo y de la falta de denuncias por los afectados, nos lleva a concluir que especialmente el sector del Dulce Nombre y Mercado, requieren con urgencia un replanteamiento y una concientización de las personas honradas afectadas; se nos volvió las medidas y los elementos de seguridad no en un gasto si no en un costo empresarial, para poder desempeñar nuestras labores económicas.

La centenaria costumbre de hospitalidad, buena fe y credibilidad en otras personas, se deben de replantear pues como lo dijo el poeta Marco A. Carvajalino “ya se fueron ciudad, tus caballeros que eran nobles, valientes y cristianos, y te invadió una turba de villanos, que son todos terribles pistoleros”….. Ocaña, 19 de enero de 2015